El día de la boda

Calificar!!

Un tema recurrente en los cuentos cortos infantiles es el amor verdadero. Elmer era un joven escultor que había ganado fama por trabajar los metales de manera extraordinaria. Un día por la mañana, llamaron a su taller dos personas.

– Hola, leí una crítica en el periódico en donde decía que usted fusionaba los escudos de armas de dos familias sin que la unión se note.

– Sí, uno de mis tíos estaba obsesionado con las cosas ligadas a la heráldica. De él aprendí todo lo que se.

– Estupendo. Esta joven que ve aquí es mi prometida y vamos a casarnos dentro de tres meses. Quisiera que fabricara un escudo en oro y plata que simbolice nuestra unión.

Elmer Miró a la muchacha y enseguida notó que ella no deseaba casarse con aquel individuo. Sin embargo, no dijo nada, pues ese asunto no era de su incumbencia.

– ¿Quiere que se lo lleve cuando ya esté terminado? Preguntó el escultor.

– Si, me gustaría que lo entregara el día de la boda. Esta es la dirección de la parroquia. Le dejó el teléfono de mi novia, por si surge algún contratiempo. Ya sabe, soy un hombre con demasiados compromisos y no tengo tiempo de ocuparme de esas cosas.

– Lo comprendo señor.

En cuanto a la pareja salió del establecimiento, Elmer comenzó a recordar el rostro de la chica. Era la mujer más bella que sus ojos habían visto jamás. Supo en ese momento que se había enamorado a primera vista.

Los días pasaban y él no se decidía a llamarle a la chica por lo menos para escuchar su voz. No obstante, Una tarde por fin se decidió a tomar el teléfono. Las conversaciones eran tan amenas que se repetían casi a diario.

La fecha de entrega llegó y Elmer estuvo puntual para entregar la pieza. El novio quedó tan impactado con el trabajo del escultor, que lo invitó a quedarse a la boda.

Cuando entró la novia, Elmer se levantó de su asiento y la interceptó diciéndole:

– Tú no lo amas. Sólo te casas porque así te lo ordenaron tus padres. Yo no puedo ofrecerte riquezas, pero te ofrezco mi corazón. Huye conmigo.

A la joven se le iluminaron los ojos y sin pensarlo salió corriendo de la parroquia, dejando boquiabiertos a todos los presentes.

Hoy ya han pasado 11 meses de aquel suceso y puedo decirles que el noviazgo de nuestro amigo el escultor va viento en popa.

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Leer entrada anterior
El misterio del pozo de Kola en Rusia

Hay muchas incógnitas y muy poca información sobre este pozo de gran envergadura situado en la localidad de Kola. En...

El Animasola

Entre las leyendas de terror más populares que podemos encontrar en las bastas tierras colombianas, nos topamos con la conocida...

Cerrar