Cuento de terror la batalla de la revolución

Nos encontrábamos mi amigo y yo deambulando por un camino de caliche, nuestro automóvil se había averiado, la noche amenazaba con llegar, sabíamos que por ese lugar, pocas personas circulaban, pero aun así quisimos cortar camino de regreso a nuestra ciudad, por esa vereda que de golpe descompuso el vehículo, yo malhumorado por recomendarle a mi amigo Tomas, que nos fuéramos por ese camino rural, nada más nunca acepto mis consejos, era un tipo terco, pero al fin y al cabo era mi mejor amigo, y de paso el carro era de él, así que poco podría haber hecho por evitar que siguiera sus instintos.

Al pasar un tiempo caminando, para ver si alguien nos auxiliaba, llego la noche y con ella una ráfaga de frio viento, que nos caló hasta los huesos, era difícil que en pleno otoño se viniera un temporal así, pero ninguno de los dos dijo absolutamente nada, estoy seguro que el al igual que yo, se le erizaron los bellos de cuerpo, pero ninguno de los dos hicimos comentario alguno, fue así como a lo lejos, vimos las luces de lo que parecía ser un rancho, y hacia ahí nos dirigimos.

Pero a mitad del camino, otro ventarrón, este más fuerte que el anterior, casi nos tumba, eso ya no era normal, fue cuando sin decirnos nada, empezamos a correr, al mismo tiempo Tomas y yo, – Vamos Enrique (me decía Tomas), esto no es normal – Corriendo por el monte, escuchamos claramente, como una manada de lo que parecía ser caballos, venia hacia nosotros, – Que es eso, amigo – le dije a Tomas, ya que por las negras nubes cargadas de lluvia, la luna que estaba en su etapa llena, y que nos había ayudado a ver por el camino, estaba totalmente tapada por las nubes negras.

-No lo sé amigó, vamos hacia el rancho ese – Dijo Tomas ya con el miedo en todo su esplendor, no podíamos dar crédito de lo que nos pasaba, al fin llegamos al rancho, pero metros antes de llegar, una persona del sexo femenino, que a la distancia nos vio que nos dirigíamos hacia sus tierras, apresurada se metió en el casco del rancho, cuando llegamos, nadie salió a auxiliarnos, por más que tocamos, en la puerta del lugar, fue entonces cuando la lluvia llego, con ella los relámpagos, que hacían que las sombras, adquirieran otra magnitud, fue cuando vimos lo que parecía ser un potrero en donde guardaban en algún tiempo, la comida de los animales, pero este se encontraba vacío.

Nos resguardamos de la lluvia, pero la puerta del lugar, quedo entreabierta, con lo cual se veía el camino desde donde habíamos llegado, con cada rayo que caía y el trueno que le seguía, en el llano, se veían cosas, que estaban fuera de nuestra imaginación, cientos de caballos con jinetes se encontraban como pelando, las caras de cada uno de ellos, parecían a lo lejos, como cadáveres, ya en putrefacción, el miedo nos paralizo cuando vimos que varios de ellos, se dirigían hacia nosotros.

Lo que hicimos fue atrancar la puerta, para que no entraran, cuando llegaron, alrededor de 5 animas o almas en pena, se asomaban por las aberturas de cada una de las maderas del viejo potrero, con lo que los relámpagos, nos dejaban ver su rostro, eran personas muertas, que se aparecían en el lugar, quisieron entrar, pero nunca pudieron y así por un buen rato, fue que nos quedamos dormidos en el lugar, al otro día, al despertar, todo estaba en calma, pero lo que parecía un rancho grande un día antes, cuando despertamos, no eran más que ruinas en el lugar, fue así como regresamos al coche, cuando un capataz de un rancho colindante al ver nuestro vehículo, se puso a buscarnos.

Fue esta persona, la que al fin, que amablemente nos auxilió, y el cual nos contó, que en dicho rancho, en épocas pasadas, decían que una batalla de la revolución a cabo se llevó, y que decían que cada determinado día del año, las animas en pena, se aparecían en el lugar, él nos dijo que desde el rancho de su patrón, a lo lejos se escuchaba el galopeo de cientos de caballos, pero que nunca se pusieron a investigar, con dicho relato, le contamos lo que por la noche tuvimos que pasar, y lo afortunados que habíamos sido de seguir con vida.

{ 3 comments… add one }
  • miranda

    fue real

  • miranda

    que sera sera cierto

  • genesis

    quieron tener novio tengo 16 años de edad y no tengo novio quien quiere hacer mi novio

Leave a Comment

Leer entrada anterior
Cuentos de terror el espectro del bosque
Cuentos de terror el espectro del bosque

La mirada la tenía perdida, Flor Aguilar, ya no peleaba por su vida, se quería dejar morir, ya eran muchas...

Leyenda de terror el canto de las sirenas

La pesca es uno de los oficios más viejos que existen. Tal vez porque con tan sólo una vara, un...

Cerrar