Origen de las leyendas

Todos hemos escuchado al menos una vez alguna leyenda que nos haya hecho vibrar. Sin embargo, ¿de dónde provienen? Se dice que los primeros grupos organizados que hicieron uso de este género literario como instrumento de comunicación fueron nada más y nada menos que las órdenes religiosas, pues su principal objetivo era el de infundir temor en sus feligreses para poder tenerlos bajo control.

Entre las particularidades que podemos hallar en una leyenda resalta el hecho de que se exaltan elementos de la época en la que sucede la acción. Por ejemplo, los valores y costumbres que se guardaban en el tiempo en el que tenían lugar los acontecimientos relatados.

Dicho lo anterior, fácilmente podemos darnos cuenta de que a lo largo de la historia de la humanidad han existido innumerables ejemplos de leyendas que aún hoy en día continúan siendo relevantes. Y es que el estilo en el que son narradas o escritas, les aporta características únicas.

Por ejemplo, existen fábulas míticas que hacen uso de ambientes históricos para cimentar lo que se está diciendo, mientras que otras tienden a ser mucho más fantásticas.

Sin ir más lejos, dentro del segundo apartado podríamos encontrarnos con las historias de brujas y fantasmas que muy frecuentemente cuentan los habitantes de los Estados Unidos de América en las fechas en las que se celebra el Halloween.

En contraste, si decidimos “brincar el charco” para ver que leyendas han sido contadas una y otra vez, veríamos que en Inglaterra hay una figura mítica que continúa vigente. Obviamente me estoy refiriendo al Rey Arturo, personaje de la literatura medieval cuyas hazañas han trascendido siglos enteros.

En torno a su figura valiente y gallarda se tejen varias sub tramas atrayentes. Así tenemos por un lado las aventuras del Mago Merlín y por el otro el descubrimiento de Excálibur, la espada que acompañó a este monarca en profusas batallas.

Finalmente, sólo nos resta decir que las leyendas jamás dejarán de existir, pues las personas necesitamos de este tipo de relatos no sólo para aprender valiosas lecciones, sino también para dejar volar nuestra imaginación.

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Next post:

Previous post:

Leer entrada anterior
El gato en la habitación

Así nada más, en una tarde común y corriente, la gente tuvo que dejar atrás la costumbre de abrir las...

El salón de las estatuas

Después de una terrible tormenta, Raúl tenía demasiado trabajo arreglando fachadas y casas dañadas, pero aun así no pudo evitar...

Cerrar