La casa de los tubos

Una de las leyendas mexicanas más populares de Monterrey es la de la casa de los tubos, una historia que nace con una buena acción por parte de un hombre que quiere construirle a su hija que sufre de parálisis una mansión adaptada para que pueda transportarse con facilidad por las habitaciones a través de tubos, los cuales serían desarrollados especialmente para que la silla de ruedas de su hija se pueda mover con facilidad.

Según cuenta la leyenda, durante la construcción de la casa de los tubos murieron varios obreros que estaban dedicados a la construcción de esta mansión especial adaptada para la niña que sufría parálisis, lo que ocasionó que la obra se mantuviera durante mucho tiempo en proceso, hasta que unos días antes de terminarla el padre decidió que la hija debería visitarla y ver cómo iba quedando antes de finalizar las tareas de construcción.

Durante el día de visita de la niña a su nueva casa, en un descuido la misma de deslizó a gran velocidad por uno de los pasillos y cayó por una ventana, lo que provocó su muerte instantánea, algo que dejó a su padre completamente desolado.

El padre de la niña que había tenido una buena intención de lograr elaborar una casa algo extraña, pero verdaderamente útil para su hija, no pudo soportar la muerte de la misma y se suicidó al poco tiempo, luego de atravesar una dura etapa de abusos de alcohol y drogas.

Si bien esta historia trágica hace pensar que la situación de la familia fue la cual estaba maldecida, muchos creyentes afirman que es en donde se construyó la casa el motivo por qué tienen tanta mala suerte quienes asisten allí, ya que luego de que se convirtiera en un lugar abandonado, han ocurrido muchos accidentes allí, incluso muchos creyentes y adoradores del diablo han organizado pactos suicidas en la casa de los tubos en Monterrey
.

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Leer entrada anterior
Cuento de una nueva vida

Parecía un día más en la vida de Diego, sin embargo, en un abrir y cerrar de ojos todo fue...

Las visitas de la abuela

El último miembro de la familia tenía ya cinco años de edad y le gustaba mucho hablar con todos, aunque...

Cerrar