En busca del candelero

Un grupo de amigos decidió armar una casa del árbol en uno de los jardines de uno de los integrantes de ese grupo social, por lo que comenzaron a recolectar toda clase de elementos que sirvan para construir un refugio, como ser maderas, sillas, clavos y demás herramientas.

Uno de los amigos sugirió ir a la casa abandonada de la esquina, la cual particularmente se encontraba en refacción hace tiempo, debido que allí había visto unos candeleros que serían ideales para poder colocar las velas que iluminarían el refugio de noche.

Por lo que el grupo de amigos decidió ir de día a ver la forma de ingresar a esa casa antigua, en la que no se había visto vivir a nadie hace tiempo, pero ahora particularmente la estaban refaccionando para venderla aparentemente. Por lo que vieron que en la parte de atrás había una pared que podía ser fácilmente trepada para poder ingresar dentro de la vivienda, pero como en esos momentos había personas que la cuidaban, decidieron ir a la noche.

Esa misma noche decidieron dirigirse hasta ese lugar, ya que en la casa ya no se encontraba nadie aparentemente. Al llegar allí lograron subir por la pared que daba a la parte del fondo de la casa, y buscaron la manera de ingresar a esa casa abandonada que se volvió terrorífica a esas horas de la noche.

Lograron ingresar por una puerta que no había sido asegurada por los obreros que se encontraban trabajando en el lugar. Por lo que una vez adentro de la casa comenzaron a buscar toda clase de objetos útiles para utilizarlos en su nueva casa del árbol. Si bien unos chicos fueron directamente por los candeleros, otros comenzaron a buscar más cosas interesantes para llevar a la casa del árbol.

Esa noche el tiempo era muy malo, puesto que los pronósticos del clima habían asegurado que venía una tormenta, es por ello que había grandes destellos de luz que anunciaban una gran lluvia.

Uno de los chicos supo cómo abrir la puerta que los conducía al lugar más alto de la casa, en donde se encontraban todo tipo de objetos, por lo que todos subieron hasta allí para buscar entre las cosas abandonadas, hasta que uno de los chicos logró encontrar un candelero verdaderamente grande y con una apariencia muy atractiva, por lo que lo tomó y estaba adherido a la mesa en donde se encontraba, y no lo podía sacar. Hasta que en un momento la habitación se iluminó gracias a un relámpago, y vieron que una mano era lo que lo adhería a la mesa, por lo que rápidamente salieron de la casa completamente asustados.

 

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Leer entrada anterior
Cuento de terror sobre la peor noche de Andrea

Una madrugada fría, Andrea recibió una llamada mientras dormía, tomó el teléfono sin abrir los ojos, pero la persona al...

Cuento de la muñeca del aparador

Bailaba la muñequita graciosamente en el aparador, su hermoso vestido blanco con brillos, iluminaba más que las propias estrellas, una...

Cerrar