Cuento de terror de las voces

Era ya muy tarde cuando me levanté para ir al baño, y me sorprendí al escuchar cuchicheos en el cuarto de mi hermano, pues el acostumbraba dormirse temprano. así que fui a asomarme por si necesitaba algo…extrañamente, nada más con acercarme un poco oí también ese ruido que él hace al dormir, por lo que supe que estaba en un sueño profundo.

Los susurros se convirtieron en claras voces, de las que no podía entender ni una palabra, pues hablaban en otro idioma, y entre sí. Quería con todas mis fuerzas que fuera la televisión o algún video en el computador, pero luego temí por un momento que fueran personas, pero era más mi miedo a que algo le ocurriera a mi hermano, así que abrí la puerta.

No había ahí nada extraño que mis ojos pudiesen captar, pero al mismo tiempo, el tono de las voces cambió un poco, sonaban molestas, tal vez de que yo hubiese entrado. No tuve intensiones de localizar la fuente invisible de tales sonidos, yo solo tomé a mi hermano, y así, medio dormido, pude sacarlo de la habitación para llevarlo donde mis padres.

Su cuerpo estaba cubierto de extrañas marcas, símbolos hechos con un objeto afiliado sobre si piel, mis padres no me creyeron una sola palabra, solo por unos instantes, porque después, escucharon también las voces viniendo de su cuarto, sin encontrar de donde provenían.

Nos mudamos a casa de la abuela, desde entonces, todos parecen haber olvidado lo sucedido, pero yo no me separo de él mientras duerme, tengo miedo de que alguna vez, lo que sea que hayan querido hacer con él, se lleve a cabo.

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Leer entrada anterior
Cuento de la niña del cuello roto

Dicen que en cierta escuela, mientras los brabucones de siempre molestaban a una de sus compañeras, esta niña cayó por...

Cuento de un artista fúnebre

Muchos de los amigos de Roberto, encontraban extraña la forma en que se ganaba la vida, pero al mismo tiempo...

Cerrar