Cuento de la chica del parque

Debo confesar que era la primera vez que salía a correr a pesar de vivir frente al parque. No soy un tipo muy activo, pero tenía días viendo a esa hermosa chica pasar frente a mi ventana, así que fui allá para conocerla.

Al final de su rutina ella hacia estiramientos en una banca dañada, ahí logré hablarle para presentarme y platicar un rato. Fue así por más de una semana, la vi a diario, y conversamos. Pero el día justo que reuní todo el valor para invitarla a salir ella no se presentó, tampoco el día siguiente, ni el próximo…

Al quinto día no pude resistir más, estaba preocupado. No tenía la dirección exacta, pero su casa estaba cerca y fue muy clara al describirme como llegar. Ahí me atendió un joven, casi me golpea al preguntar por ella. Pensé que era su novio, pero después supe que era su hermano, un chico bastante trastornado…por un buen motivo.

Me explicaron que ella había desaparecido meses atrás, yo les conté sobre mi encuentro con ella, y terminé dando mi declaración frente a la autoridad. Enviaron unos policías al parque. Decían que esperaban verla, pero en realidad me vigilaban a mí, me consideraban sospechoso de alguna manera. Peor aún, cuando tomaron declaración a la gente y nadie recordaba haberla visto.

Pude ir a parar a la cárcel cuando encontraron su cuerpo justo bajo esa banca, pero al desenterrarlo en presencia mía y de su familia, un vapor rosado se alzó del cadáver, tomando la forma de la chica, y flotando frente a nuestras miradas incrédulas me agradeció haberla encontrado y me absolvió frente a todos. Después simplemente se fue corriendo y desapareció.


{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Leer entrada anterior
Cuento de una visita fantasmal

Nadie podía creer los relatos de aquella pequeña de cuatro años cuando contaba la razón de su nerviosismo. Muchos niños...

Cuento de dos hermanos

Ana tenía una afición que a muchos les parecía extraña, pues ella visitaba casi a diario el cementerio para buscar...

Cerrar