Cuento de la niña del cuello roto

cuento cuello rotoDicen que en cierta escuela, mientras los brabucones de siempre molestaban a una de sus compañeras, esta niña cayó por las escaleras, rompiéndose el cuello y muriendo a causa de esto. Los chicos en lugar de ayudarla, corrieron lejos para escaparse de un regaño.

Su muerte entonces, fue tratada como un accidente, y todos continuaron con sus vidas, hasta el año siguiente, cuando cosas extrañas empezaron a suceder en la escuela; las puertas se azotaban sin que hubiera viento, los cuadernos y lápices volaban de un lado a otro como si alguien los arrojara con fuerza, y a veces, los chicos se encontraban con sus agujetas atadas cuando se levantaban de las bancas.
Sigue leyendo

Cuento de un artista fúnebre

cuentos de terror artista funebreMuchos de los amigos de Roberto, encontraban extraña la forma en que se ganaba la vida, pero al mismo tiempo reconocían su talento, pues era un verdadero artista, realizaba hermosas esculturas, trabajos de herrería inigualables, pero sus obras no se exhibían en ninguna galería, sino en el cementerio, el hombre elaboraba lapidas y construía mausoleos.

Era el mejor en lo que hacía, y muchos en realidad podrían encontrar hermosas sus creaciones, si la imagen de los muertos descansado bajo ellas se les apartara de la mente.
Sigue leyendo

Cuento de una nueva vida

cuentos de terror nueva vidaParecía un día más en la vida de Diego, sin embargo, en un abrir y cerrar de ojos todo fue saliendo mal. Unos chicos le impidieron llegar al colegio y para evitar el regaño, se escondió en una fábrica en desuso. Minutos después, el ruido de metales cayendo le hizo saber que no estaba solo.

A la lejanía, distinguió a sus hostigadores, así que fue a meterse en una estantería, a la cual los chicos fueron directo. Creía que lo habían descubierto, pero ellos solo abrieron las puertas, entraron con él, y le pidieron guardar silencio.
Sigue leyendo

Las visitas de la abuela

cuentos de terror visitasEl último miembro de la familia tenía ya cinco años de edad y le gustaba mucho hablar con todos, aunque los demás no se mostraran muy entusiasmados por su tema favorito, pues siempre hablaba de una anciana que se pasaba por la casa y jugaba con él aunque nadie más pudiera verla.

Lo llevaron por un tiempo a terapia, concluyendo que todo había sido un invento para tratar de encajar en su entorno, pues todos los compañeros de prescolar tenían al menos una abuela y a él, le faltaban las dos. Sugirieron llevarlo a visitar tíos, amigos, en fin, convivir con más persona esperando que alguna de estas figuras sustituyera a su “abuela imaginaria”. Pero la táctica no funcionó, siguió viendo a la viejecita transitando por su casa.
Sigue leyendo

El misterio del caballo de Troya

El misterio del caballo de Troya

El caballo de Troya es la historia favorita de todos los relatos que se encuentran en la Odisea (obra literaria escrita por Homero).

La idea de que los griegos se hayan dado a la tarea de construir algo tan monumental como un enorme caballo hueco de madera, con el propósito de esconder en sus “entrañas” a los hombres más valerosos de su ejército, para que de esa manera pudieran tomar posesión de una de las ciudades más importantes de la época me parece algo fenomenal.

Aunque no sólo fue eso, ya que otros de los soldados hicieron creer a los vigilantes troyanos que las tropas griegas abandonaban la lucha, dejando como obsequio aquel gran objeto.

La soberbia cegó a los habitantes de Troya, pues por orden de sus gobernantes, el caballo fue conducido dentro de los muros que protegían a la ciudad. Por la noche, los soldados griegos prepararon su armamento y salieron sigilosamente de su escondite para matar a todos sus enemigos sin darles oportunidad de defenderse.

Aquella masacre ineludible del compendio de leyendas griegas fue reseñada estupendamente en la Eneida de Virgilio.

No obstante, existe un grupo de historiadores, arqueólogos y analistas que alegan que el caballo de Troya jamás existió (al menos no como la representación pictórica o narrativa que la mayoría de nosotros conoce).

Dicen que posiblemente se trató de un artefacto bélico de gran tamaño, que fue mutando de proporción y de forma con el correr de los años. Si tomamos esta teoría como verdadera, veremos que de cierta manera pareciera que los relatores antiguos buscaron la forma de que esa batalla fuese revivida por las nuevas generaciones como algo nunca antes visto.

Por otra parte, hay un grupo de ensayistas dedicados a descifrar los auténticos significados de la terminología griega, que asevera que el término “caballo” hacía referencia a un artilugio utilizado en la guerra que poseía algunos rasgos animales.

Sin importar cualquiera que sea la postura correcta, lo cierto es que los que vivimos en este tiempo somos privilegiados al poder escuchar mitos como éste.

Los mitos de los africanos

Los mitos de los africanos

Por si no se sabe un mito es una historia imaginaria que se inventan para explicar hechos que en la antigüedad no se podían explicar o para asustar a los niños.

Los mitos han pasado años de tradición oral así que posiblemente desde que se empezaron a decir hasta ahora han cambiado mucho.También podemos encontrar mitos escritos.

Los africanos durante toda su historia han ido haciendo mitos sobre la creación, la luna o el sol, que los contaba normalmente la persona más mayor de la tribu y con más experiencia.

Los solía contar a los más pequeños, pero también había historias para gente más grandes. Normalmente, en tribus africanas nómadas, aún se sigue llevando estas actividades.

Las dos luminarias

Esta historia procede de las tribus de Senegal. Las dos luminarias, tal como las llaman allí, son el Sol y la Luna. En el mito se cuentan que esto s son los astros mayores del universo.

El Sol era considerado el astro rey, ya que nos e puede mirar por la fuerza de su brillo, en cambio a la Luna si la puedes mirar atentamente, por eso es considerada el astro reina. Hay muchas civilizaciones que adoran a los árboles como reyes o jefes de tribu porque piensan que los árboles son los orígenes del Sol y la Luna.

La muerte

En las tribus africanas, la muerte era lo peor que podía pasar. Si alguien de la tribu moría, el resto debía de abandonar ese lugar después de hacerle culto al muerto, ya que decían que si no lo hacían la desgracia caería sobre ellos.

También, cualquier desgracia que le ocurriera a la tribu la asemejan con la caza de un animal que antiguamente era un miembro de la tribu fallecido, ya que en estas civilizaciones creen que cuando mueres tu alma se transporta al cuerpo de un animal.

El gigante Maka

Los africanos explicaban la pérdida de agua en verano, es decir, en las sequías, con la aparición de un gran gigante, llamado Maka, el cual al tener sed se bebía toda el agua que había en los ríos o lagos. También a este gigante le echaban la culpa de la desaparición de los elefantes, cuando en realidad lo que pasa es que cuando los elefantes ven que van a morirse van a un sitio lejano y apartado para esto.

La creación

Los africanos han hecho
numerosos mitos para explicar el hecho de la aparición del primer hombre y la primera mujer.

Se cuenta que hubo tiempos en los que un ser superior llamado Muluku, aunque los centroafricanos la llaman Woka, brotó en la tierra la primera pareja de la que descendemos. Muluku era uno de los mejores sembradores jamás conocido en la cultura africana, era un sembrador de excelencia.

Así, este hizo dos huecos en la Tierra y de uno surgió un hombre y de otro una mujer. Los africanos dicen que salimos de la Tierra por su apariencia de color entre este y la tierra del suelo.

El hombre y la mujer tenían todo el cariño y amor, que le daba Muluku. Este les acabo por enseñar todo lo que sabía sobre la relación entre el suelo y los cultivos.

Así les quería enseñar como cavar la tierra y cultivarla para que pudieran sobrevivir por sí mismos. Pero estos no querían hacer nada y las tierras se fueron secando y Moliku se enfadó y los convirtió en monos quitándoles a los monos reales la cola y poniéndola a ellos y a los antiguos monos los convirtió en actuales humanos.

El negociador de las criptas


Con ese sobrenombre era conocido Álvaro Godínez, un sepulturero de un viejo panteón que se dedicaba a exhumar cadáveres, para después venderlos a practicantes de cirujanos.

Los estudiantes de medicina esperaban hasta que anocheciera para hacer tratos con el extraño individuo.

- ¿Ya tiene el cuerpo que necesito?

- Así es muchacho, me acaba de llegar uno “fresquecito”, es de un niño de unos ocho años que murió en un accidente automovilístico.

- ¿Cuánto le debo don Alvarito?

- Lo de siempre joven, lo de siempre. Mis honorarios se han mantenido sin cambios en más de un lustro.

El médico le entregó una botella de vino y un fajo de billetes.

Además de esos negocios turbios, salidos de las páginas de un cuento de terror, Álvaro también hacía otras cosas ligadas a cuestiones del camposanto, para obtener dinero extra.

Por ejemplo, vendía las lápidas de los difuntos a quienes sus familiares no hubiesen visitado en un largo periodo de tiempo. De todos modos, si alguien llegaba a aparecer después de eso, el hombrecillo sólo les decía que unos ladrones entraron a robar al panteón.

Sus fechorías continuaron impunes hasta que un día (me parece que fue un 24 de mayo). Una mujer alta y delgada apareció en la oficina de Álvaro.

- Buenas noches señor. Vengo aquí para que me haga favor de ayudarme a enterrar a mi padre.

- Esa tarea la lleva a cabo únicamente el personal de la funeraria, yo solo estoy para vigilar que los difuntos descansen como es debido.

- Mire le voy a explicar. Mi papá falleció de una enfermedad incurable. Los tratamientos que se le hicieron para tratar de salvarlo, nos costaron mucho dinero. Por eso le suplico que me auxilie.

Como la mujer era guapa, Álvaro pensó que quizás después de ser eso, podría invitarla a salir.

El sepulturero cavó por un buen rato y colocó el ataúd en su lugar. En el instante en que pensaba cubrirlo de tierra, el cadáver del ataúd salió convertido en un zombie y lo mató quebrándole el cuello.

La dama se retiró del sitio, no sin antes lanzar al aire una tétrica carcajada.

Leyenda de la caminata de la monja

espiritus monjaAlrededor del mundo hay muchas leyendas de espectros famosos, pero seguramente no te has topado con una parecida a “la caminata de la monja” (Nun’s Walk). Uno de los casos más investigados de la historia, debido a que el fenómeno se ha repetido durante décadas, cada 28 de julio, acompañándose de dos mil fenómenos sobrenaturales distintos.
Sigue leyendo

Rodney Alcala alias Dating Game Killer

Rodney Alcala era un psicópata que terminó asesinando a una niña de 12 años y a 4 mujeres. Fue reconocido por este seudónimo ya que apareció en un programa televisivo que llevaba el nombre de The Dating Game.

Infancia y juventud

Nació el 23 de agosto de 1943 en San Antonio, Texas, tuvo una infancia normal solo que su padre lo abandonó a los 12 años. A la edad de 17 años se vincula con el ejército y según los test mentales a los que fue sometido poseía una prominente inteligencia demostrando un IQ entre 160 – 170 pero su personalidad dejaba que desear pues fue diagnosticado de narcisismo y trastorno antisocial, razones por las cuales sufría de ataques de nervios que lo condujeron a la baja de las fuerzas militares.

Primer crimen

En el año 1968 violó a una niña de 8 años llamada Tali Shapiro a la que llevó a su apartamento y casi la estrangula pero cuando intentaba montarla en su auto fue visto por un automovilista que alertó a la policía. Las autoridades irrumpieron en su apartamento pero ya el criminal se había dado a la fuga.

De violador a asesino

El 12 de junio de 1971 aprovechó que su vecina Cornelia Michael Crilley de 23 años se estaba mudando para violarla en su apartamento y estrangularla con sus medias de nylon. La policía orientó sus sospechas a su exnovio y Rodney corría con suerte una vez más.

Luego de esto recayó en otros crímenes como intento de violación a una chica de 13 años en la playa pero lo peor vino después cuando asesinó a Ellen Hover también de 23 años la que era parte de la alta sociedad, esto sucedió el 15 de julio de 1977.

Jill Barcomb

Fue recogida por Rodney en el Sunset Boulevard y apareció completamente desnuda el 10 de noviembre, arrodillada, con indicios de violación, penetración anal, mordidas y estrangulada con su cinturón y medias de nylon, además de la parte superior de la cabeza completamente aplastada con una roca.

Georgia Wixted

El 16 de diciembre de 1977 Goergia Wixted, de ocupación enfermera fue encontrada muerta con la clásica firma del asesino, las medias de nylon alrededor de su cuello. Sus genitales habían sido mutilados y su rostro y cráneo machacados.

Charlote Lamb

Tenía 32 años y fe la siguiente víctima de este asesino, el modus operandi coincidía con las otras víctimas, estrangulamiento, laceraciones genitales, cabeza golpeada con una piza de madera.

Jill Parentau

Como sucedió con las otras víctimas su cuerpo fue encontrado desnudo con videncias de un sádico acto sexual y espantosas agresiones así como las señales del estrangulamiento.

A esto le siguió el peor de sus crímenes, cuando asesinó a la joven Robin Samsoe de 12 años el 20 de junio de 1979 en Huntington Beach, debido a las condiciones en las que se encontró el cadáver no se pudo verificar la violación pero según el trabajo anterior de Rodney se es de suponer.

Fue arrestado el 14 de julio de 1979 en la casa de sus padres pero hubo que esperar al 2010 para con las nuevas técnicas criminalísticas se confirman sus crímenes y fuera sentenciado por estos con la pena de muerte.

El celular de Alfonso

El celular de Alfonso

Alfonso era un muchacho introvertido que no le gustaba hablar con nadie más que con sus familiares más allegados. En el colegio, se limitaba a responder las preguntas que le hacían sus profesores, pero a la hora del recreo invariablemente lo veías tomar su almuerzo en un rincón aislado del patio.

Preocupada, su mamá le habló, con el propósito de averiguar en qué podía ayudar a su hijo.

- ¿Te gustaría que te comparáramos una mascota?

- No mamacita, sabes que soy alérgico a los pelos de los gatos y que los perros me dan mucho miedo, pues pienso que tal vez en un descuido me puedan morder.

- Es que necesitas encontrar algo para distraerte, ya que no tienes amigos de tu edad.

- Ahora que lo mencionas, sí que hay algo que me gustaría. El otro día que fuimos a la casa de Melchor, me enseñó que su nuevo celular tenía un asistente de voz, con el cual podía interactuar como si se tratara de alguien real.

- Hijo, ese “asistente” del que hablas es solamente un programa de computadora.

- Lo sé, pero pienso que charlar con mi celular, puede ayudarme con mis problemas de conversación.

- Está bien Alfonso. En tu cumpleaños te prometo que tendrás tu celular.

Su madre cumplió con su promesa y el día del santo de su hijo le regaló un teléfono móvil, el cual ya traía de fábrica el tan mencionado asistente de voz.

Más rápido que una centella, el joven lo sacó de su estuche y empezó a hablar con él.

- Mira mamá, entiende todo lo que le digo. Te voy a hacer una demostración: “teléfono saluda mi madre” Exclamó Alfonso.

- “Buenas tardes señora” dijo el teléfono con una voz robotizada y terrorífica.

- Alfonso, apaga eso ahora mismo y ven a cenar. Le gritó su madre.

- No tengo hambre, ahora mismo mi teléfono me está enseñando una página en donde puedo leer
cuentos de terror.

- Me importa muy poco lo que haga ese cacharro. ¡Ven ahora mismo!

- A veces desearía que tú y papá se murieran. Déjenme en paz.

Al día siguiente, Alfonso se levantó de la cama y fue a pedirle disculpas a su madre, pues se dio cuenta de que su desplante había sido excesivo. Cuando entró a su alcoba vio que sus padres habían sido brutalmente asesinados. Tomó su celular para hablarle a la policía y en la pantalla principal a un mensaje que decía “Deseo cumplido”.